Aceptar Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios, mostrar publicidad y recoger información estadística. Al continuar con la navegación entendemos que lo acepta.

Ricard Camarena en Valencia

Doctor Sumsi, 4 Valencia
+34 963 35 54 18
9,3

Basado en 7.235 opiniones encontradas en 8 webs


9.5
8.6
9.1
9.6

tendencia

2
De 3.455
en Valencia
1
De 570
Otras cocinas españolas en Valencia

Puntuación y opiniones

Como reza la ficha del local, el restaurante se ha cambiado de ubicación. Está ahora en el antiguo edificio de bombas Gen en la avenida de Burjasot, en una construcción de la época industrial que afortunadamente se ha conservado de la especulación inmobiliaria. Ahora tiene una parte dedicada a Exposición de Arte, otra parte a la memoria histórica del edificio y otra al restaurante; está en construcción una parte social dedicada a comedor social y ayuda social. El restaurante es muy amplio, tiene una entrada con recepción a modo y moda de los grandes como Can Roca, Quique dacosta, A poniente.. que hace de lugar de espera para la reunión de los comensales de la mesa. Se toma un aperitivo (líquido y sólido) en sillones en este apartado del local donde una barra permite el servicio; al lado un espacio dedicado a biblioteca con libros de Mugaritz, Noma.. y algunos de los trofeos ganados están allí expuestos y entre ellos, el de Verema. Tienes tiempo para ver la carta de lo propuesto para comer, Son opciones de menú establecido que a medio día tiene su menú corto (55€) con Preludio, Primero a elegir, Segundo a elegir, pre-postre y postre a elegir, sin bebidas ni café. Otros menús presentes en comidas y cenas son el Menú Ricard Camarena con Preludio + 11 platos por 150€ sin bebidas ni extras (con maridaje 240€); la otra opción es el menú Degustación que incluye Preludio + 8 platos con (200€) o sin (120€) bebidas. Hoy optamos por el menú Medio Día del que luego comprobaríamos que son platos de ración suficiente, alejados de las raciones de los menús clásicos de muchos platos, y por tanto para no salir con sensación de hambre. En el aperitivo carta de vinos generosos a petición y acierto,como no, con el que no había, pasando a un fino: la bota nº 68 "Macharnudo Alto" para acompañar los aperitivos del preludio: . infusión fría de hierbabuena y verduras asadas con amontillado . lechuga y ensaladilla rusa de corvina . piel de calabacín (formando un rollito) con steak tartare y requesón . nabo, rábano (punto picante correcto) y huevas de arenque Conjunto de aperitivos de pequeño bocado bien resueltos, con estupendo fondo de sabor, y que quizás resaltarían más con alguna presentación más llamativa y vistosa para captar la atención del comensal en el comienzo de la experiencia que vas a vivir. Posteriormente entras en el comedor donde unas mesas perfectamente vestidas y preparadas, con gran separación entre ellas  y con gran cantidad de gente en el servicio y en los fogones (más de 25 en nómina nos comenta Ricard) y al frente de ellos y con el delantal puesto preparando y sirviendo platos, el jefe. La decoración de la sala es cálida, elegante, buen nivel de la música en recepción, iluminación correcta pero problemática para hacer fotos (una especie de ondas recorren el encuadre), asientos cómodos. Copas, vajilla, lencería de primer nivel, igual que un servicio jóven, académicamente perfecto y con ganas hacen que todo esté em gran nivel. La carta de vinos es muy amplia y variada, con precios en general elevados, El servicio muy bueno, constante, sin apretar, desde el principio con buena temperatura; pero sigo notando la falta de David y su manejo de este apartado. Tomamos un poco conocido Fontana Santa 2017 Manzoni Bianco con  crianza en parte en barricas y en parte en tinajas quedandoun tono levemente anaranjado y sensación de turbidez pero interesante en nariz con fruta (pera) madura y sobre todo en boca con entidad propia. En la parte de sólido y con raciones de platos: . cocohas con espárragos blancos, salsa holandesa de merluza y levadura. Todo sabor, para comerse un pozal (copyright de Chicote). todo elegancia y profundidad en esa salsa con un leve punto cítrico que no sé de donde venía (sal turca?). Un cuchillo haría papel para partir el espárrago y comerlo más a gusto con su sabor de brasa más que de ahumado. Aquí se hizo necesario pan para mojar y se acompañó de un pan de trigo sarraceno. Acierto por recomendación de GM. . roast beef de solomillo de vaca con pimientos asados y trufa. De nuevo hay que destacar el sabor de la carne en perfecto punto, las patas bien y de neuvo la salsa de toma pan y moja; esta vez de pan de hojaldre y de nuevo en perfecta armonía los ingredientes. . pre-postre: soda fría de vinagre de yuzu y galleta fría de anís . postre: aquí hubo discrepancias en la elección. Mi elección: mango maduro con curry dulce, hierbas y semillas. La otra elección (y probada) infusión demelocotón y viangre, almendra amarga y poleo, mucho más cítrico y complejo, Unos muy buenos cafés (y azúcar negro molido) con sus petitis fours del que destacaría el bocadito final de punto dulce perfecto del plátano maduro asado.: . roca de pistacho . galleta de chocolate especiado . plátano asado  Al final te entregan con la cuenta la hoja de referencia de lo tomado en el Menú, a modo de recordatorio y no tener que tomar demasiados apuntes en la comida, lo que se agradece. En la otra página los nombres de todos los que forman el equipo. Un equipazo. Sigue siendo el rey de los sabores intensos, equilibrados, profundos. La segunda estrella asoma por el horizonte  
Más comentarios
en Verema
.
02 Agosto 2017
8,9
Con el cambio de ubicación, el gran Ricard ha diseñado un restaurante que puedo definir como "perfecto" y sin duda digno merecedor de 3 estrellas Michelin (ahora tiene solo 1). El espacio es deslumbrante, arquitectónicamente sublime, todo un ejercicio de líneas puras y de belleza arrebatadora y con una definición de espacios maravillosa. El personal, joven es igualmente armónico, profesional, simpático, y con infinitas ganas de agradar. Y la comida, cada plato, desde los aperitivos, bocados deliciosos y llenos de sabor y técnica , cada plato del Menú, geniales, sutiles, arrebatadores y los postres llenos de cromatismo y delicadeza.En resumen, un grande, enorme, y en breve 3 estrellas. Sencillamente perfecto.
Más comentarios
en Trip Advisor
.
11 Julio 2017
10,0
Nota previa: Esta reseña se refiere al antiguo emplazamiento no al actual. Ricard Camarena Restaurant, es uno de los restaurantes más conocidos y reconocidos, tanto por critica como por los aficionados al buen comer, de Valencia, de la Comunidad valenciana y de España. El chef y propietario, Ricard Camarena, es un chef que goza de un sólido prestigio que se ha ido acrecentando a lo largo de su trayectoria profesional. Su trayectoria comienza en el 2001 en Barx, su pueblo natal, donde inicia su carrera profesional con el restaurante de la piscina del pueblo; crece la fama del lugar y en 2004 se traslada a Gandia, donde abre Arrop, nombrado mejor restaurante revelación en la edición del 2006 de Madrid Fusion; en 2007 obtendrá una estrella Michelin para el restaurante y su nombramiento como mejor jefe de cocina por la Academia Valenciana de Gastronomía; en 2009 traslada el restaurante Arrop de Gandia a Valencia, con el nombre de Arrop Ricard Camarena, seguirá su crecimiento de tal manera que en 2010 consigue de nuevo una estrella Michelin y en 2011 el máximo reconocimiento por la guía Repsol, tres soles. En el 2012, cierra Arrop y abre Ricard Camarena Restaurante, consiguiendo ese mismo año la estrella Michelin que luce orgullosa en su salón principal y manteniendo los tres soles de la guía Repsol. Ese mismo año, 2012, se inicia la creación de otros espacios que conforman el universo Camarena: Central Bar, Canalla Bistro, Ricard Camarena Colón, Ricard Camarena Lab y Habitual, todos en la ciudad de Valencia. A esa lista se une la sucursal de Canalla Bistro en México y la próxima apertura en el espacio Platea en la Plaza de Colon de Madrid, de Canalla Bistro Madrid con oferta gastronómica entre Canalla y Habitual. Este 2017, supondrá el traslado al Centro de arte Bombas Gents, ocupando un local que le reportará mayor y mejor espacio para desarrollar su capacidad. En su todavía actual ubicación - durante el verano se producirá el traslado-, presenta un local elegante, dentro de la sobriedad, con la cocina a la vista, con mesas bien dispuestas, bien equipadas y con buena separación entre ellas. Sobresale una mesa larga situada muy cerca de la cocina, ocupando el lugar ideal para ver de cerca el trabajo en cocina. Servicio de sala muy profesional, acorde con la categoría del lugar. Muy atentos al comensal, muy pendientes de los detalles, explicando la composición de los platos y con el propio Ricard saliendo a sala a servir y explicar platos. Buen detalle. Importante oferta vinícola, por cantidad y por calidad, pero fieles a nuestra idea, nos decantamos por un blanco de la tierra, en este caso, un Costa Diva del 2014, uva moscatel romano con ocho meses de fermentación, rico y sabroso. La oferta gastronómica de Ricard Camarena es una oferta personal, basada en el sabor, en el sabor de cada producto, sin falsos artificios que enmascaren y doten a cada producto, de sabores que les son ajenos. Aquí no hay trampantojos, ni esferificaciones, aquí solo hay producto tratado lo necesario para que despliegue su sabor más intimo, el auténtico, el que en muchos lugares se disipa o incluso se oculta con añadidos que, en muchos casos, les son extraños. Basa su oferta en menús de degustación, largo y corto, ambos precedidos por un preludio consistente en numerosas pequeñas preparaciones, a modo de tapas. Nuestra elección fue el menú corto, y que el día de la visita estuvo constituida por: PRELUDIO. - Jugo de pollo de corral, limón y jerez - Vainas frescas con tocino ibérico - Capuccino de tomate, habitas y hierbabuena - Lechuga y ensaladilla rusa de corvina - Nabo, rábano y caviar de salmón y Piel de calabacín, steak tartar y requesón - Cebolla, ajo negro y trufa / Remolacha, anguila y eneldo / Patata nueva, all i pebre y almendras. - Apio a la brasa, pollo y mostaza - Espárragos verdes con mantequilla de café PLATOS PRINCIPALES - Ensalada de primavera, infusión fría de tomate ahumados y hierbas - Cocochas de merluza; alcachofas e Infusión de bollit valenciano - Gamba roja, guisantes estofados al pesto - Rodaballo, jugo de sus huevas y ajos tiernos - Roast beef y espárragos blancos POSTRES - Soda fria con vinagre de yuzu - Manzana, yogurt y cardamomo / Fresa, remolacha e hibiscus - Pastel templado de calabaza asada, yogurt y jengibre. - Plátano asado, chocolate y vinagre de granada Tendría que repetir los adjetivos que describirían las bondades para todas y cada una de las preparaciones, lo cual, por reiterativo, seria tedioso y aburrido de leer, por ello resumiré, que globalmente, hemos disfrutado de uno de los menús mas completos y equilibrados, de los últimos tiempos. Un menú lleno de matices que denota un gran trabajo en cocina y que hubiera merecido en muchos de los platos, una acción: "Levantarte de la mesa y aplaudir" En resumen, Ricard Camarena es uno de los grandes cocineros de este país. Y aunque las comparaciones son odiosas, - y lo son-, cuando degustas esta cocina y la que realizan otros estrellados de igual e incluso superior numero de estrellas, a la mente te viene una pregunta y automáticamente, como respuesta, aquella frase, ya casi mítica: " - ¿Y este lugar, solo tiene una estrella? " "- Manda Güevos" Reseña completa y fotos en https://comercongusto.es/ricard-camarena/
Más comentarios
en Verema
.
26 Junio 2017
8,9
Cuando tengo delante esta comida, pienso en mi abuela y el plato de cuchara,caldoso y reconozco que es un gran merito este cocinero, lo que comes es un placer, degustarlo, mirarlo,saborearlo,,,, y se te queda la idea de volver otro dia para poder conocer otros platos. un éxito de ubicación y servicio
Más comentarios
en Trip Advisor
.
02 Octubre 2017
8,0
Increíble la comida en Ricard Camarena, lo pasamos genial. El servicio muy atento y la calidad de la comida del más alto nivel del estado. Hicimos el menú medio y lo acabamos perfectamente. Muy recomendable!
Más comentarios
en Google+
.
22 Noviembre 2017
10,0
Espectacular todo, el trato, la comida. Me encanta
Más comentarios
en Google+
.
04 Diciembre 2017
10,0

Restaurantes similares en Valencia

9,0
1976
Opiniones

LA SALITA

23/10/2017: É da tanto tempo che avevamo voglia di provare questo ristorante, in quanto é considerato tra i migliori di Valencia. É il ristorante della conosciuta cuoca valenciana Begoña Rodrigo (vincitrice della prima edizione del programma "top chef" spagna e nota scrittrice di libri di cucina). Il ristorante si trova in una zona della cittá per niente turistica, é piccolino ed é curato nei minimi dettagli. Lavorano solo con prenotazione e, solo con due tipi di menú di degustazione (che cambiano ad ogni stagione dell'anno). Danno l'opzione di scegliere il menú di 8 portate (per un prezzo approssimativo di 50€ a persona) o il menú di 12 portate (per un prezzo approssimativo di 67€ a persona) escluso le bevande. Visto che l'attesa di provare la cucina di Begoña era tanta, abbiamo optato per il menú di 12 portate. Signori, che dirvi ?? É un viaggio culinario curato nei minimi particolari, ricco di qualitá e colore, di sapori e profumi che miscelati fra di loro riescono a provocarti delle emozioni culinarie fuori dal comune. Non mi dilungo spiegandovi piatto per piatto, in quanto spero possiate andarli a provarli personalmente. Il servizio da parte dei due camerieri in sala é stato corretto. Parliamo ovviamente di un locale di prezzi medio/alti, assolutamente onesti in quanto a quantitá e qualitá. Magari non é da andarci tutti i giorni (considerando anche che i menú sono stagionali), ma se avete voglia di passare una giornata romantica o festeggiare qualche ricorrenza, non esitate a scegliere questo ristorante, per me tra i migliori a Valencia!
26/06/2017: La Salita es un restaurante valenciano propiedad de Begoña Rodrigo, cocinera que fuera la ganadora de la primera edición del concurso televisivo Top chef y que ostenta un sol de la guía Repsol y su reconocimiento como Cocinera del año en la Comunidad Valenciana en 2014. A base de profesionalidad, esfuerzo, sacrificio, tesón y mucho trabajo bien hecho, hoy es un referente en la Comunidad Valenciana y ello teniendo en cuenta que, de una parte, tanto en su ciudad como en su comunidad, ofician algunos de los " pesos pesados ", del panorama gastronómico nacional; de otra, su restaurante está ubicado en una zona no especialmente atractiva ni céntrica, aquí vienes a lo que vienes y por último, que a pesar de sus muy buenas condiciones, no ha gozado del respaldo unánime de la critica especializada de la ciudad. Pero es una mujer valiente, con arrojo y con ganas de triunfar; y con tesón y mucha calidad, ha conseguido que su nombre sea conocido y, sobretodo, reconocido tanto por la profesión como por la crítica como por la clientela, tanto local como foránea, que acuden a su Salita, dispuestos a disfrutar con su cocina. Ese último seria nuestro caso, - si estuviera más cerca seria de nuestros sitios fijos-, desde la primera visita a su casa, pasando por las veces que hemos coincidido en trabajos fuera de su ciudad, nos cautivó su manera de concebir la cocina. Por ello, cada vez que visitamos Valencia, salvo fuerza mayor, procuramos pasar por La Salita, en nuestra opinión es un disfrute garantizado. Algunos cambios respecto a nuestra última visita, una entrada y una sala principal, reformadas, le dan un aire mucho más elegante, más en consonancia con la cocina que te espera en su interior. La cocina que Begoña Rodrigo practica en La Salita, es una cocina de producto, de imaginación, de técnica, de buen gusto, enfocada para conseguir el máximo disfrute del comensal. Se presenta en formato de menús de degustación, con dos propuestas: Menu La Salita y Menu La Rodrigo, en lenguaje coloquial: corto y largo. Nos decantamos por el menú La Salita con un cambio, para uno de los comensales, de uno de los platos principales, cambio amablemente aceptado. Para acompañar el menú y dentro de una amplia e interesante carta de vinos, seguimos con nuestra idea de probar vinos propios de la zona geográfica de donde nos encontremos, y en ese sentido nos decantamos por un vino blanco valenciano que responde al nombre: " Beberás de la copa de tu hermana " , del 2015; un coupage de uvas macabeo, malvasia y monastrell. Un vino curioso, buen aspecto visual, con cuerpo, final largo. Está rico. Y empieza el menu, - Banana macho con salsa saté. Primera etapa y comienza la simpatía: Laminas de platano macho dispuestas de tal manera que parezca que forman las hojas de una palmera y una figura de simio que en sus manos sostiene un cubilete que contiene la salsa. - Ensalada de salazones y encurtidos. Plato emblemático de esta casa, aun con los cambios propios de la estación del año en que te encuentres, probablemente sea uno de los platos más fotografiados y difundidos en las redes. Incluso, aunque con variaciones, es fácil encontrar platos similares en otros lugares. Es una ensalada diferente, muy fresca, aun con los cambios propios de la estación del año en que te encuentres, con muchos matices en boca. Tartar de tomate, pesto de berenjena, mojama, bonito y aceite de albahaca en el centro. - Pato Pekin ahumado, muy bueno. Recuerdos de cocina asiática. - Hoja de sisho en tempura, kale, salmón marinado, con crème fraiche con huevas de salmón y huevas de pez volador. Seguimos con guiños a cocina asiática, tremendo el contraste de sabores en boca. - Sardina braseada, puré de berenjena ahumada y puré de causa limeña. Quizás sea la presentación que menos nos ha dicho. No está mal, pero no nos ha terminado de convencer. - Tacos de bacalao confitado, espárragos blancos y caldo de espárragos y fino Palomino. Perfecto punto del pescado, acompañado de unas finas laminas de espárrago blanco y una suave salsa, donde se aprecia sutilmente el sabor del espárrago. Plato muy equilibrado, - All i pebre, anguila ahumada y guisantes lagrima del Maresme y aire de guisante. Directamente un platazo. El sabor de la anguila y los guisantes, son para levantarte y aplaudir. - Olla serrana: Consomé y croquetas liquidas. Recomiendan introducir la croqueta integra en la boca, para que en el interior explosione, y vaya si explosiona, te inunda literalmente, es una sensación como si tuvieras un cocido integro en tu boca. Aprecias matices de sopa, vegetales, carnes, .... , una gozada - Falsos tallarines de apionabo, bolitas de ceps, parmesano, tocino y con salsa de oloroso y trufa. Interesante plato, sabores variados pero que se complementan. - Taco de cochinillo, triguero, naranja sanguina, alcaparra, piña, y puré trufado. Correcto, buena cocción. - Arroz de lubina con ajoaceite cítrico. (Plato de sustitución para uno de los comensales). Muy rico, arroz al dente y generosa y perfecta de punto la lubina. Y pasamos a los postres, en el menú elegido se contempla un postre por persona, con lo cual y al ser dos personas, la elección es fácil, un postre diferente para cada uno. - Fresas, arándanos, mora, frambuesa, galleta de jengibre e infusión de hibiscus. Postre denominado: Todo al rosa. Y efectivamente, el color predomina, refrescante. - Tarta de zanahorias y coco, cremoso de yogurt, yuzu, sopa de chocolate blanco. Visualmente, impecable; conjunto muy equilibrado - Petits fours. Sobre una maceta, sobresalen unas ramas metálicas desde cuyos extremos cuelgan diferentes elementos que sirven de acompañamiento a los cafés con hielo de rigor. De nuevo una visita a La Salita y de nuevo, salimos con muy buenas sensaciones, nos reiteramos en que se trata de un lugar de visita obligada, un lugar donde la cocina y la sala son de altura y donde por lo antedicho y por el trato que recibes, te sientes como en tu casa. Reseña completa y fotos en https://comercongusto.es/la-salita/
8,8
480
Opiniones

Casa Carmina

18/11/2017: Todo lo que pedimos estaba estupendo. Puede parecer un poco caro pero la calidad de todo lo que tomamos es de 10. Los dos arroces que tomamos perfectos. Desde luego es para volver.
16/07/2017: Es un restaurante típico valenciano. Buenos arroces como gran reclamo, anguilas, clóchinas, tomate de la huerta... todo bueno, la verdad, aunque algo escasas las raciones. Así pues, la relación calidad-precio te parece un poco peor.También, para un restaurante de este nivel y precio, se echa en falta un servicio algo más profesional. Chicos jóvenes que proveen las mesas pero poco más (detalle feo al pedir tomar el café fuera y decirnos que nos lo podíamos sacar nosotros).Tengo que destacar los postres, una buena porción de tarta de queso que estaba muy buena y una torrija con helado espectacular de sabor y textura.No creo que volvamos pronto.

Cómo llegar al restaurante

Su navegador no esta funcionalidad