Aceptar Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios, mostrar publicidad y recoger información estadística. Al continuar con la navegación entendemos que lo acepta.

El Celler de Can Roca en Girona

9,7

Basado en 4.594 opiniones encontradas en 14 webs


9.3
9.2
9.2
9.8

tendencia

1
De 450
en Girona
1
De 75
Otras cocinas españolas en Girona

Puntuación y opiniones

Si può fare meglio della perfezione? Al Celler de Can Roca sembra di sì. È la terza volta che ci vengo e già la prima volta dicevo che la perfezione nella ristorazione si trova qui. Ieri sera è stato ancora meglio, quindi meglio della perfezione. Merito anche di Enrico, cameriere perfetto (ovviamente italiano) e attore mancato, che ci ha raccontato i piatti, fatto visitare la cucina e la cantina, mettendoci passione, competenza e creando un feeling incredibile; e merito anche di Davide, altro professionista perfetto, punto di forza delle trenta persone che fanno della sala il teatro del gusto. Ma in questo ristorante tutto è perfetto: l’ambiente, l’arredamento, i tempi (quasi quattro ore, volate senza la minima stanchezza), l’organizzazione e ovviamente il cibo e i vini. Non descrivo i diciassette incredibili piatti che ci siamo goduti, belli e buoni come in nessun altro ristorante. Carni, pesci e verdure tutto sfruttato per farne dei gioielli da mangiare. Questa volta non abbiamo voluto i vini di accompagnamento, ma ci siamo fatti suggerire delle bottiglie, due bianchi, un rosso e un vino da dessert, oltre qualche bicchiere, da una competentissima sommelier che ci ha fatto bere vini spagnoli eccezionali a prezzi incredibilmente bassi, per un ristorante di tale levatura. Visita alla cucina, dove sessanta persone si alternano a preparare tutte queste meraviglie con attrezzature di un altro pianeta; visita alla cantina, dove con la musica che accompagna le varie zone in cui è divisa e i rumori che richiamano il vino quando viene versato, si passano oltre 60.000 bottiglie. Saluti finale dei fratelli Roca, persone normalissime senza alcuna presunzione anche se sono i migliori ristoratori al mondo. Che dire di più? No way per tutti gli altri. Questo ristorante è di un altro pianeta.
Más comentarios
en TripAdvisor
.
24 Noviembre 2018
10,0
Realmente no es ir a comer en un gran restaurante, no, es una gran experiencia inigualable, que vale la pena recordar. En ningún otro restaurante he tenido las sensaciones que he tenido en éste, desde el trato, el lugar, la experiencia gastronómica, el maridaje con unos vinos que se adaptan a cada plato, el compromiso de los Roca con su propio barrio, (esto daría para otros comentarios más profundos, un barrio de trabajadores, del que nunca se han movido y siempre han estado comprometidos con él)... en definitiva el saber estar y dar emociones y sensaciones a todos los que tenemos el privilegio de disfrutar un tiempo en su compañía.  Nada más llegar nos enseñaron la cocina, no me voy a alargar, pero era un espectáculo, luego hablamos con Josep Pitu Roca sobre todo de vinos, es una grata experiencia ver cómo vive y disfruta en ese mundo y quedamos que al final nos enseñaría la bodega. Elegimos el menú festival de los dos que nos ofrecieron, entre el clásico y el festival, con su maridaje de vinos. Después de preguntarnos si nos gustaba todo lo que había en la carta o si eramos intolerantes a algún producto, cambiamos algún plato, a partir de aquí empezó el festival.  Comenzamos con una copa de champán un blanc de noir, extraordinario Ruppert Leroy y comenzamos con los aperitivos, comerse el mundo, una serie de pequeños aperitivos, de distintos lugares del mundo con un bola del mundo del que salían varios brazos de cada país, muy bonito y una gran puesta en escena. Primero Turquía, impresionante el sabor conjunto de varios sabores de Turquía, luego Perú, Corea, Tailandia y Japón. Todos los saboresdelataban sus orígenes diferenciados. Después nos sacan un tríptico en relieve con fotos antiguas de los tres hermanos en el bar familiar de su barrio, cinco tapas de recuerdo, buenísimo el canelón de la madre. Coral, en un original elemento metálico con forma de coral, dos cucharas metálicas royal de berberechos y parpatana de atún con jenjibre, impresionante. Luego nos sacan un bonsai de olivo con unas esferificaciones heladas de aceituna verde y también crujiente de aceituna negra. Luego una hoja de haba con tartar de habitas y finalmente para los aperitivos un brioche de trufa exquisito. Todo esto regado con el champagne que ya he dicho, un Palo Cortado del 86 y un Gramona Celler Batlle del 04.  Empezamos el menú con unos panes muy variados, brioche de tomate o aceituna, focaccia de aceite de oliva, pan de vino tinto , pasas y albaricoque, chapata etc. Todo es un espectáculo, que de tan simple y grato es emocionante. La vajilla, las copas, los comentarios....y todo era grandioso. Empezamos con una ensalada roja con un vino Còsmic de Agullana y seguimos por una dorada con leche de arroz y sake, lo acompañaba un sake Katsuyama. Los guisantes a la brasa, geniales, la cigala con artemisa y la sepia a la brutesca, todo una delicia para los sentidos. Cambiamos de otro menú porque queriamos probar la ostra al chablis, sensacional, acompañada de un Chablis 1er Cru de Droin Montée de Tonnerre. Antes con los otros platos bebimos un Macon de Lafon, un sensacional Gran Caus del 04 y las 3 miradas la viña de Antoñin de Montilla Moriles. Seguimos con la merluza semicurada, qué delicia! con un vino del Loire de Sancerre Le Paradis, El pescado de mercado al vapor, un salmonete con un curioso vino del priorat Partida Pedrer y anguila chapada del delta del ebro, sensacional con un Mas d'en compte blanco. Se acabó la parte de pescado y ciertamente cuando hay calidad y una gran elaboración disfrutas. El soufflé de trufa con molleja de ternera y el magret de pato ahumado a la naranja y el Pastrami de ternera a baja temperatura durante 72 horas eran las aproximaciones a la carne, de forma maravillosa, acompañando un Villa Bosconia, una garnacha espectacular encontrada en Cariñena  de Anayón antiquisima y un Saint Joseph. A estas alturas pasamos a los postres y nos encontramos con un Petricor, tierra con helado de pino, algarroba y chocolate, alucinante, con un Mosel Ziliken Spältese. Una tarta al whisky con un whisky Macallan de Can Roca a la tarta muy curioso. Una manzana al horno con relleno espectacular recordando las manzanas de las ferias con una sidra al hielo de Astigarraga. Luego pasamos a los petit fours con el carro de postres y el carro de chocolates y el cafe. A estas alturas no sabíamos si estábamos levitando o era real, memorable experiencia, servicio impecable, en la comida y en los vinos, la comida, otro mundo, los vinos espectaculares. Todo expléndido. Se puede decir que el precio es caro, pero creo que la relación calidad precio no hay nadie que la supere. Para acabar después de unas conversaciones interesantísimas con Josep Pitu, nos llevo a la bodega y he de decir que nos llegó a emocionar en ese santuario. Entre la experiencia gastronómica y ésta visita a la bodega con los comentarios de Josep, creo que es una de mis mayores experiencias en este campo. Genial y extraordinario. Dificil de superar.               
Más comentarios
en Verema
.
19 Marzo 2019
10,0
Que decir de este inmejorable lugar, todo perfecto. La atención recibida por parte de la gente de sala espectacular. Los hermanos Roca estuvieron hasta el final del servicio.Siempre atentos en todo momento. Una experiencia inolvidable. Gracias por todo.
Más comentarios
en Google
.
21 Enero 2019
10,0
Tercera visita, dicen que va la vencida, yo ya me rendí en la primera, sin duda y con la perspectiva de estos años gastronomicos, para mi en el numero uno, puede que, como ya sabéis, alguna otra cocina me llame mas, pero un restaurante donde todo el conjunto sea de 10, cocina-vinos-servicio y una mas, muy importante, cada día mas, la mejor RCP para un tres estrellas , que conozco , esto así como suena , yo creo que no se encuentra en ningún restaurante del mundo . Como poco o nada voy a aportar a lo ya dicho del local y de los hermanos Roca, iremos al menú, solo comentaros que tuvimos la suerte de compartir mesa con amigos de la casa, Gran jefe y señora, Diego, Manu y su chaval, Ferran, estos entre los conocidos, y tres madrileños, Enrique, señora y Joaquín, en total once personas que disfrutamos de una velada gastronomica inigualable, gracias a todos por su compañía…. Bueno pues mi amigo Mario y yo, fuimos invitados a esa mesa, cerca de la bodega, que más tarde nos enseñarían; también nos enseñaron la cocina, ambos espacios de la mano de Pitu y Joan Roca. Empezamos tomando una copa de champán y unas esferificaciones heladas de aceituna verde y también crujiente de aceituna negra , colgadas de un mini olivo , eso antes de entrar, champán Larmandier-Bernier, así se puede empezar . Sentados en la mesa, empezamos por el mundo de los hermanos Roca, una serie de pequeños aperitivos, de distintos lugares del mundo, cinco, van variando los países y en este caso también la presentación, un bonito mapamundi, con varios brazos , en cada zona el nombre del país , aquí ya empezamos con las sorpresas , en el apartado de Tailandia , teníamos dos aperitivos y por lo tanto dos brazos , se trataba de adivinar cual era el japonés y ponerlo en su sitio , al hacerlo se abría la bola del mapamundi , que guardaba otro aperitivo sorpresa , impresionante la puesta en escena . Empezábamos por Turquía, guisado de cordero, yogurt, pepino, cebollino y menta, después Perú, causa limeña, Corea, pan frito en panko, panceta con salsa de soja, Kimchi y aceite de sésamo, Tailandia salsa thai, pollo, cilantro, coco, curry y lima, que se diferenciaba bien del aperitivo japonés, crema de miso con nyinyonyaki, se adivinaba por la forma, sabores, bien identificados y diferenciados, perfecto. Ahora nos sacan un tríptico en relieve con fotos antiguas de los tres hermanos de los 70,80, y centradas en el entorno gastronomico del bar familiar, varias tapas, una bolita verde (bombón) de vermú de genciana, salpicón de marisco en hoja crasa, patata brava, manzana con civet de pichón y como no, el estupendo canelón de su madre, Montse, seguimos hablando de sabor y presentación top. Aquí estábamos dándole a otro champán, Drappier Millesime Exception, un mágnum del 2005. Coral, en un original y clásico elemento metálico con forma de coral, dos cucharas metálicas colgaban para cada uno, en una cigala con aire de mantequilla tostada, Artemisa, aceite de vainilla y debajo, en la otra cuchara, centolla en su coral y salsa de su guiso, impresionante sabor, maestría y presentación, como estos adjetivos se los puedo aplicar a prácticamente todo el menú, procurare no repetirme continuamente, bastante chapa os pego. Ahora mas champán, Billecart-Salmon Reserve brut. Continuamos disfrutando, tartar de quisquilla de Huelva, entre dos crujientes de maíz, nada que añadir, el producto lo dice todo. Y antes de empezar el menú, un magnifico brioche, relleno de riñones al Jerez, quien me lo iba a decir, yo, encantando, comiendo riñones. Aquí salen los panes, deberían ser un pase mas, nunca había visto tanta variedad y tanta calidad en este apartado, brioche de tomate o aceituna, focaccia de aceite de oliva, estupendo pan de vino tinto , pasas y albaricoque , chapata clásica y alguno mas , los probé casi todos . Dauvissat Les Clos Grand Cru 07, Chablis. Ostra inspirada en Chablis, una concha de ostra liofilizada con tartar de ostra, melva, nuez tierna, manzana verde, mayonesa de te Earl Grey y polvo de bergamota, toma ya. Jean Mcle 02, Chateau-Chalon. Rebozuelo con yema de huevo curada y ahumada al estilo Tete de Moine , los queseros ya sabéis , el artilugio ese que raya circularmente el queso , solo que en este caso con esa misma forma se trata de yema curada y ahumada ; botarga , orejones , boniato asado y demi-glace de boniato , perfect . As Sortes 2005. Sepioneta rellena con lías de sake, base de malta y guisantes de habaneras, que guisantes, que composición, que bueno, ¡Coño! Caballa al vapor de amontillado , hueva de mujol , germinado de piñón y botarga , caldo de sardina a la brasa , con levadura y gota de “As you like it” Williams Humbert , se cuece con fino la caballa , se acompaña de un consomé aire de levadura y de postre la gota de amontillado dulce de Williams , tres pases , representando uno por hermano . La guita, una remesa para Pitu. Gamba de Palamos, marinada en vinagre de arroz, jugo de la cabeza, veloute del mismo jugo, salsa de anémona y sus patitas crujientes, uauuu. Heymann-löwenstein Uhlen L 14 Mosel. Lenguado a la meuniere, con dos ravioli hechos con la piel del pescado, uno mas claro, relleno de topinambur y el de la piel negra relleno de salsifi , la salsa meuniere y trufa negra …. Meyer Muenchberg 99 Alsacia. Calamar, coco y curry, coco con forma de calamar, pero clavao, relleno de trocitos de calamar guisado y una espuma de coco curry, que imaginación, pero al final acabamos donde siempre, SABOR. Domaine des Comtes Lafon Charmes 1 er cru 11 Meursalt. Langosta en su salsa, su coral y cresta de gallo, una mar-montaña de la ostia. Pato, curado y ahumado a la naranja, y distintas texturas de naranjas y nueces, guiso de 10. Domaine de L’Anglore 14, Tavel. Blanqueta de cochinillo ibérico, hecho a baja temperatura, 24 horas, se marca a la brasa, col confitada y una “pilota”, albondigilla de morro y oreja, al nivel. Roagna Paj’e 08 Barbaresco. Mar y montaña, espuma de tuétano de rubia gallega, erizos a la brasa y base de consomé vegetal de pak choy, de PM. Reserve des Celestins Henri Bonneau 06 Chateauneuf-du-Pape. Liebre a la Royal con mole, caqui y chocolate, givet, rable y royal con ajo asado, avellana y haba de cacao y para acompañar este platazo un Vega sicilia reserva especial 04. Becada acompañada de diferentes infusiones, regaliz, eucalipto y berciana, brioche de sus interiores, muy bueno, creo que es la primera vez que pruebo este manjar, no he sido nunca de pájaros, pero con la edad, algo se va aprendiendo, bueno aquí aprendí mas, yo que soy anti viejunos riojanos, disfrute en demasía con el Berberana del 52, siempre hay tiempo de probar cosas nuevas, bueno en este caso, mas bien, viejas. Primer plato, plátano a la carbonara, parecida al salado, con plátano fresco, crema de vainilla acompañada de beicon, pimienta, plátano caramelizado y acabado con trufa blanca, aquí los postres son de otra liga. Pineda, representa el bosque de pinos, helado de miel de pino, galleta picada de hierbas mediterráneas, piñones y agujas de pino, hechas de un crujiente de miel de pino , lo dicho , otra liga , otra cabeza maravillosa a cargo . Libro viejo, inspirado en una novela, lleva crema de te darjeeling, helado de magdalena, galletas de mantequilla, papel comestible, y lo terminan con unas gotas de esencia de libro viejo, no lo repetiré, digno final. Unos chocolates para los cafes y los gin-tonic. Simplemente , memorable reunión , servicio impecable , atención máxima , cocina estupenda , vinos grandiosos , no voy a dar el precio de todos , no me acuerdo , lo que si me acuerdo es que una botella de Gramona Imperial que sacamos , para cuatro insurrectos del vino , entre los que me encontraba , ya hacia el final de la velada , 35€+iva , agua de litro 5€ +iva , los gin Premium 15€ y sobre todo el menú degustación festival , bien enunciado , sin duda la experiencia es una festival , bueno pues 205€ iva incluido , no puedo decir que sea una rcp de 10 , si lo comparo con experiencias anteriores , en locales con menos estrellas y sobre todo con peor sabor de boca , puedo aseverar , en estos tiempos , este menú y comparando , es un regalo a nivel mundial y pasa el 10 . Como os he comentado solo pongo ya el precio de lo comido, ya que el gasto en beber, es demasiado subjetivo y depende de cada uno y no da veracidad a la media de lo gastado, desde mi opinión. Una ultima cosa, lo de la vajilla es la leche, no digo para la comida, que es fantástica, el tema copas, me quede alucinado con una que tiene una pequeña esfera en el interior y por supuesto todas sobresalientes.
Más comentarios
en Verema
.
28 Septiembre 2018
10,0
Vale esperar casi un año para hacer realidad una cena en el restaurante. Vale mucho la pena pagar el menú degustación.
Más comentarios
en TripAdvisor
.
10 Febrero 2019
10,0
Una experiencia única!! Los platos geniales el ambiente estupendo y todos los detalles finamente cuidados.Una carta de vinos en mi gusto excesivamente cargante, pero entiendo que es para agradar a todo tipo de publico.En resumen, es una experiencia que hay que tener al menos una vez en la vida.
Más comentarios
en Google
.
20 Enero 2019
10,0

Restaurantes similares en Girona

9,0
910
Opiniones

Massana

03/10/2018: Pocos son los restaurantes en los que he llegado a disfrutar la mitad que en Massana. Desde que salió el primer plato, esos excelentes mejillones macerados en lima; hasta el postre, esos huevos duros que en realidad no lo son, lo pasé en grande.
18/10/2018: El Massana es el primer restaurant gastronomico que recuerdo haber visitado ya con uso de razón.
8,8
1874
Opiniones

Divinum

03/12/2018: Tras una reunión de trabajo fuimos a cenar a este restaurante, no lo conocía y ha sido una experiencia gastronómica total. Eramos un grupo grande y nos cedieron el piso superior donde se halla el Casino de Gerona, un local de finales del S.XIX fantástico. La cena degustación inmejorable, variedad de platos, variedad de texturas, variedad de sabores y todo el personal exquisitamente atento. Muy recomendable.
18/03/2019: Probamos el menú degustación “La vall de Sant Daniel”. Hay que reconocer que los productos son de calidad, pero encontramos algunos platos muy especiados, incluso el postre.

Cómo llegar al restaurante

Su navegador no esta funcionalidad