Aceptar Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios, mostrar publicidad y recoger información estadística. Al continuar con la navegación entendemos que lo acepta.

Descubre el mejor restaurante en Ajofrín

Descubre el mejor restaurante en GastroRanking

Ordenar por Restaurantes cercanos
Filtrar por:
6,8
125
Opiniones

La Farola


Ajofrín
29/04/2020: Por localización a puro ojo conseguimos llegar a un edifico grande en una carretera auxiliar de la nacional, con letrero: Mesón La Farola. Curiosamente, todas las ventanas estaban con las persianas bajadas, y no se atisbaba ni un alma. Eso sí, había coches aparcados. Dadas las horas, de cabeza al interior. Portal ampuloso, en penumbras, con otra cartel que rezaba “Centro de Ocio”, y avanzando un poco más…un bar. El dueño, con amabilidad algo forzada (debía librar el servicio para ese día), nos interroga sobre nuestras intenciones de papeo: “en un momentito os preparo la mesa”. Después del botellín de espera, entramos en el comedor, una carpa amplia, en penumbras y con una única mesa ocupada por una pareja con dos críos. Comimos el menú, bastante correcto, descubriendo la carcamusa (plato típico de magro de cerdo guisado, con sus guisantitos y eso) y padeciendo (mi querida) el arroz con leche perpetrado. Según me comentó, uno de los peores de toda su vida, los ingredientes juntados casi sin cocer y con soseríaPresupongo que por las fechas (finales de Diciembre) el negocio no está en su punto más alto de rendimiento, porque cuesta acceder a él, si no lo conoces previamente. Se puede leer el letrero: Mesón La Farola, pero curiosamente, todas las ventanas estaban con las persianas bajadas, y no se atisbaba ni un alma. Eso sí, había coches aparcados. Dadas las horas, de cabeza al interior. Portal ampuloso, en penumbras, con otra cartel que rezaba “Centro de Ocio”, y avanzando un poco más…un bar. El dueño, con amabilidad algo forzada (debía librar el servicio para ese día), nos interroga sobre nuestras intenciones de papeo: “en un momentito os preparo la mesa”. Después del botellín de espera, entramos en el comedor, una carpa amplia, en penumbras y con una única mesa ocupada por una pareja con dos críos. Comimos el menú, bastante correcto, descubriendo la carcamusa (plato típico de magro de cerdo guisado, con sus guisantitos y eso) y padeciendo (mi querida) el arroz con leche perpetrado. Según me comentó, uno de los peores de toda su vida, los ingredientes juntados casi sin cocer y con sosería plena. Pero cumple, las cantidades son buenas y el precio ajustado. Sirve. Y habrá que verlo con más ambiente y más platos típicos…
17/04/2020: Se come muy bien y el personal es muy agradable y atentos.

1

Apúntate a nuestra Newsletter

Su navegador no esta funcionalidad