Aceptar Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios, mostrar publicidad y recoger información estadística. Al continuar con la navegación entendemos que lo acepta.

Los mejores restaurantes en Crémenes

2 restaurantes en GastroRanking

Ordenar por Restaurantes cercanos
7,2
43
Opiniones

Restaurante Huelde


Crémenes
03/03/2018: Hostal en pueblo de montaña con cocina familar. Habitaciones amplias y camas muy cómodas. Muy recomendable en cualquier época del año. Posibilidad de rutas de montaña y tranquilidad absoluta. Muy bien
15/12/2017: He comido varias veces, de lunes a sábado menú (ahora con infusión a 11 euros), y los domingos a la carta. El menú son dos primeros o dos segundos, a elegir, contundentes y bien elaborados, y los postres magníficos. A la carta cuando asi hemos comido, hemos gastado unos 40-45 euros comiendo dos y saliéndo de alli fartucos. Muy buena gente, presta parar también a tomar el café o tapear, cuando estoy de paso.


No califica

Aguas Bravas


Crémenes
14/10/2017: Nos sirvieron a pesar de ser 11 personas y las 3 de la tarde. La comida estaba muy buena y abundante. Cómo pega podemos ponerle que uno de los dos primeros platos que nos ofrecieron, no estaba disponible, nos lo comentaron después de 10 minutos. Trato familiar y comida casera.
01/09/2016: Hace menos de un mes que estuve con mi familia en este restaurante. Yo siempre me fío de la opinión de la gente local, así que cuando llegamos a Crémenes, preguntamos a un señor del pueblo por un restaurante para comer. En seguida nos dijo otro restaurante del pueblo que se llama Huelde. Fuimos y ya no había sitio, así que buscamos otro. Reservamos en el Aguas Bravas. Vaya acierto (léase con retintín)! Entramos al comedor, una habitación agobiante, llena de sillas y mesas para aprovechar el espacio. Al final se llenó (no hay muchos más sitios para comer en ese pueblecito) y claro, lo que pasa en estancias cerradas con mucha gente, que al final todo el mundo sube la voz para oírse y se crea mucho ruido agobiante. Pero eso no fue lo peor. La comida, que esperábamos casera y rica, comida de pueblo, nos dejó fríos. Yo pedí fabada y chuleta de ternera y la verdad es que en la fabada ya no había ni habas, estaban todas deshechas del tiempo que llevaría esa olla cociendo o recociendo. Y la chuleta de ternera era de esas que se te hacen eternas en la boca porque no se podía tragar (que conste, no por el sabor, sino por la textura fibrosa y dura). Una familiar mía pidió espaguetis a la marinera y la verdad es que de marinera poco, y además, a los espaguetis les pasaba lo mismo que a mi fabada, que llevarían horas hechos porque cuando los metías en la boca se convertían en una masa de pasta incomible.

1

Apúntate a nuestra Newsletter

Su navegador no esta funcionalidad