Los mejores restaurantes de cocina brasería en Segovia

2 restaurantes en GastroRanking

Ordenar por Restaurantes cercanos
5,9
40
Opiniones

Restaurante el Fogon

Riaza
16/12/2016: Atención impecable, platos riquísimos,elborados, y abundantes. calidad de la mejor, volvere.Felicidades a Carlos que nos atendido genial al igual que marisol.
14/12/2016: Hace un mes reservé al ver las buenas opiniones que tenía el restaurante. Me decidía a llamar y reserve para el día 14 de diciembre del 2016 a las 15h,, cuatro personas, el dueño me preguntó si queríamos cordero y quedamos en que nos preparaba medio cordero asado para los cuatro. Todo perfecto. Hoy día 14 vamos al restaurante y me dice que no nos ha hecho el coredero, en un principio he pensado que era una broma, pero no la cosa iba en serio, que si queriamos chuletas, le decimos que no que habíamos quedado en el cordero asado y nos dice que allí hay muchos sitios donde comerlo. Nos vamos y sale su hija por la centana del restaurante y nos indica otro restaurante donde comer, mientras al dueño se le oía decir desde dentro, a voces, que lo dejara que nos fuera donde nos diera la gana. La hija muy amable nos comenta que el padre se confundió y lo preparó el miércoles anterior y como no fuímos decidió que hoy no lo hacía. INCREIBLE. SI QUEREIS COMER NO VAYAIS A ESTE RESTAURANTE.


No califica

La Matita

Segovia
04/01/2017: Lugar entrañable con toques rústicos, comedor amplio y a pesar de estar lleno, estábamos muy a gusto.Comimos cochinillo y cordero, espectacular. Postre especial de tarta de hojaldre que estaba buenísimo. Buen vino. Nunca defrauda. Volveremos.
13/10/2016: Lo siento mucho. Me cuesta hablar mal sobre todo por el esfuerzo que lleva detrás cualquier tipo de negocio... pero, MADRE MIA!! esto no tiene nombre. Fue, sin duda, la que puedo calificar como LA PEOR CENA DE MI VIDA. Puede estar algo malo, pero todo?? ya es dificil. Aquí lo consiguieron. Empiezo:Fuimos un sábado, no tendría porque haber problemas con el producto. El lugar parece anclado en un pasado casposo. Es posible que tuviera sus días de gloria pero no cabe duda que quedaron muy atrás. Aún así no lanzamos a la aventura, nos lo habían recomendado en el hotel en el que estábamos. Los camarero, aunque amables, presentaban un olor corporal que cada vez que se acercaban a servir, recoger o escuchar la comanda... resultaba nauseabundo. Los entrantes tan planos como malos, pero malos no de calidad (que también) si no de desidia, de un auténtico "me da igual". Las croquetas pequeñas frías e insípidas. El pulpo quemado, gelatinoso, pasado y frío. La sopa de cocido, peor que la del orfanato de Oliver Twist. Y los judiones ásperos y duros. Los segundos no tardaron en demostrar esa teoría de "cuando algo va mal, puede ir peor". El rissoto no alcanzó a poderlo explicar; una pasta blanca, servida sin gracia, con queso rallado de bolsa por encima, un rancho que solo se puede comer si estas dentro de un episodio de Walking Dead y llevas más de un mes sin tomar nada. Las costillas, frías, bastas. En el chupetón teníamos cierta esperanza, pero olía y sabía a "muerto", si claro... a muerto, muy muerto... el buey o vaca no era identificable. No hubo tiempo para postres, café o copa. Tuvimos bastante con eso. Una pena en un lugar tan hermoso, visitado y con una competencia gastronómica tan feroz que exista una lugar tan decrépito y malo como La Matita. Y encima, para remate, no es precisamente barato. Solo decirte que si te Halloween y no has encontrado un pasaje del terror, este es tu sitio.

1

Apúntate a nuestra Newsletter

Su navegador no esta funcionalidad